Llámanos (55) 5256-1322 | [email protected]

 

FEBRERO 2018

El mes de febrero nos conecta con el amor y la amistad. Las relaciones humanas más profundas son aquellas que por su propia naturaleza acompañan el camino de la vida desde un lugar de deseo de bien para el otro y para uno mismo. Pero para desarrollar este tipo de relaciones sanas es necesario tener un corazón abierto a experimentar este tipo de energía. Abrir el corazón fue uno de los puntos a los que más atención prestó el maestro Yogi Bhajan, quien trajo el Kundalini Yoga a occidente desde la India, a fin de redirigirlas energías que la era de Piscis no había desarrollado. Un mundo centrado en el corazón era el deseo del maestro.

En esa búsqueda y ese trabajo que es del diario, avivamos el cuarto chakra, el centro del pecho, aquel espacio energético a través del cual nos abrimos a dar y recibir el amor. También la compasión se desarrolla desde ese lugar, un sentimiento de empatía donde un ser humano entiende que su semejante y todos los seres sintientes de la Tierra viven una experiencia similar y por tanto puede ponerse en los zapatos del otro, llorar sus penas y reír sus alegrías. Gran y elevada sensación de conexión entre todos es el efecto de la compasión en el corazón.

Alabrir el corazón no solo nos podemos conectar mejor con los demás sino que prevenimos todo tipo de dolencias relacionadas con ese órgano, tales como soplos, estrechamiento de las arterias coronarias, infartos, etc. las cuales son causadas tanto por factores físicos como el colesterol, la falta de ejercicio, el cigarro,como por factores emocionales, como ser angustias, miedos, preocupaciones, victimización, y más. Cuando trabajamos el centro del corazón, fortalecemos el órgano y también nuestra expresión de amor, dando más, diciendo “te amo” sin miedo.

Aprovechemos este mes del amor y la amistad para practicar el yoga de la conciencia y alinearnos con las fuerzas y energías circundantes, dando desde el corazón para ser recibidos en amor en los brazos de los demás. No hay dudas de que cuánto más nos centramos en el dar, seremos suave y amablemente recompensados. ¡Bienvenidos todos! Wahe guru.